¿Te imaginas poder controlar tu teléfono tocando tu piel? Bueno, ya es posible. Un sensor que convierte la piel en una superficie sensible capaz de controlar smartphones ha sido desarrollado en Alemania. Científicos del Max Planck Institute for Informatics y la Universidad de Saarland crearon esta increíble piel electrónica. Sólo tenes que pegar iSkin a tu piel para controlar los dispositivos móviles. Hecha de silicona biocompatible y con sensores sensibles a la presión, esta increíble tecnología te permite responder llamadas, reproducir música y ajustar el volumen. Y lo mejor, la puedes pegar donde quieres, se adapta a diferentes partes del cuerpo, como el dedo, el antebrazo o hasta incluso detrás de las orejas. Por el momento el prototipo del dispositivo se conecta a una computadora, pero sus creadores planean que sea inalámbrico y que use el cuerpo humano como fuente de energía.

Comments

comments