Estas cabras no se están escapando. Están haciendo su trabajo. Las cabras mantienen el césped cortado y se alimentan a la vez. Con la panza llena estas 800 cabras ayudan a evitar la propagación de incendios forestales. Esto forma parte de un proyecto del centro de investigación de California Berkeley Lab. Al final todos terminan ganando.

Comments

comments