California, en medio de una de las sequías más graves de su historia, ha acudido a un curioso método para conservar agua: bolas de plástico. Unas 96 millones bolas de plástico negro de cuatro pulgadas, llamadas “bolas de sombra”, han sido arrojadas en los 175 acres de la represa de Los Angeles, ubicada a unas 25 millas al noroeste del centro de la ciudad, para darle sombra y enfriar el agua, haciendo al agua menos susceptible al florecimiento de las algas y la evaporación. La represa de Los Angeles, que tiene 3,3 mil millones de galones de agua, o lo suficiente para abastecer a la ciudad durante tres semanas, esta cubierta de bolas de sombra junto con otras tres represas del estado.

Comments

comments