John Irving, concursante de la versión neozelandesa de X-factor, fue humillado por una jurado. Ante eso, la cantante Lorde intervino y envió a John una caja de cupcakes con una nota de aliento. Natasha Kills, una jueza muy dura del programa, se ensañó con el participante alegando que era prácticamente un imitador de un cantante que casualmente, es el marido de Natasha y es parte del jurado. El hecho de que Irving usase trajes y gel en sus actuaciones molestaba profundamente a ambos. Mientras que el marido Willy Moon, calificó al joven Irving de “espeluznante” y lo comparo con Norman Bates.
Lorde, al ver como aplastaban y humillaban al participante, envió unos cupcakes y unas palabras de aliento.  Al parecer separarían a Moon y a Kills del show debido a que la crítica era destructiva y no constructiva.

Comments

comments