fbpx

Es la segunda vez que el Health Center de Port Hedland en Australia, no admite un cadáver por tener sobrepeso. En esta ocasión, le tocó a Joanne Cummings, una de las dueñas de la casa funeraria, quedarse con el cuerpo toda la noche. Ella se las ingenió, rentando un contenedor industrial con congelador interno para prevenir la descomposición del cuerpo. El hospital de Port Hedland, declaró que solo está preparado para admitir cuerpos de hasta 150KGS, pero que próximamente los equipos estarán preparados para almacenar cuerpos de hasta 300KGS. Aproximadamente, 14 de 22 millones de Australianos, tienen problemas de sobrepeso. Uno de los índices más altos en el mundo en países desarrollados.

Comments

comments