Todos sabemos lo indispensable de una buena taza de café para despertarnos a la mañana. Sin embargo, hay un grupo de personas a las que nos les gusta el café. ¿Están condenadas a vivir en el cansancio y el sueño? Para nada. Un estudio de la Universidad del norte de Arizona reveló que el chocolate amargo, o negro, nos despierta de la misma forma que una taza de café. Y no sólo nos mantiene atentos, también nos sumerge en un sentimiento de relajación, muy distinto al cansancio extremo que sentimos por la mañana.
Además, disminuye la presión sanguínea, lo cual es beneficioso para nuestro corazón. Descubrieron que esto se debe a un aminoácido que existe en el cacao y los científicos se propusieron inventar un chocolate que, además de ser delicioso, tenga dosis extra de este aminoácido. Lo esperamos con los brazos abiertos.

Comments

comments