La gente de “Brussels Beer Project” advirtió cuánto pan se desperdiciaba y decidió hacer algo al respecto.
Juntó ese pan que iba a tirarse e hizo cerveza con él.  ¿Cómo? Rayan el pan y lo mezclan con las semillas de cebada. Luego esa mezclada es vaporizada hasta que se forma un líquido. Ese líquido se cuela, se enfría y ya puedes disfrutar de una deliciosa cerveza belga. ¿La probarías?

Comments

comments