La empresa china Sanya Si Hai, desarrolló un auto fabricado con una impresora 3d que se suma al Strati, de 2014. El costo de fabricación fue de solo US$ 1770 El nombre de este vehículo es “Shuya”, tardó cinco días en imprimirse. Es un biplaza de 3,5 ms de largo y 1,5 ms de ancho. Se alimenta con una batería recargable, también hecha con una impresora 3D, en parte.

La idea es que este, aún prototipo, salga a la venta pronto y genere un mercado. El material es mucho más liviano que el metal, por su peso ahorrará energía.

Comments

comments