Las olas no sólo sirven para surfear. La empresa holandesa Deltares creó un poderoso simulador de olas que ayudará a evitar inundaciones. Llamado Delta Flume, es capaz de crear olas de 5 metros de altura, las olas artificiales más grandes del mundo. Generadas por un tablero hidráulico, estás enormes olas serán utilizadas para estudios a gran escala que probarán dunas, diques y barreras contra las inundaciones. El canal de 300 metros de largo y 5 metros de ancho tiene una profundidad de 9.5 metros. Y no sólo eso, puede contener 9 millones de litros de agua, lo que hace que sea capaz de bombear mil litros por segundo. El objetivo principal del proyecto es simular el poder del mar para crear una defensa precisa contra las inundaciones. Lo que no sólo reducirá riesgos y costos, sino también salvará vidas.

Comments

comments