La escasez de agua no sólo afecta a los seres humanos, sino también a los animales. Este Leopardo atoró su cabeza en un recipiente de metal tratando de conseguir un poco de agua en el desierto de Rajsamand, India. Los aldeanos de la zona creen que el leopardo de tres años de edad proviene de un santuario de vida silvestre que hay en las inmediaciones, por eso deambulaba en la zona tratando de saciar su sed. El pobre animal agitado intentó retirar la cabeza del bote sin mucho éxito. Pero agentes forestales lo encontraron y, luego de calmarlo, lograron retirar el recipiente. Luego que veterinarios revisaran al joven leopardo, fue liberado en la zona silvestre a salvo.

Comments

comments