Se fue el cálido verano y se terminaron los días de playa. Pero el frío y el invierno también tienen su encanto. Si no lo crees entonces deberías este tierno oso polar. El habitante del Henry Vilas Zoo en Wisconsin, Estados Unidos, no sólo está feliz sino que ama la nieve. Así que ya sabe, deja esa cara larga y sal a divertirte en la nieve.

Comments

comments