ISIS anunció cuatro nuevas decapitaciones por medio de la publicación de imágenes. Las víctimas son un oficial jubilado, un miembro del consejo municipal de Tikrik y dos civiles. Los acusaron de rebelarse contra el califato. Mientras tanto, sigue el avance de la coalición. El ejército iraquí, los peshmergas y el apoyo norteamericano están dejando muchas bajas para los extremistas, quienes estarían acorralados en Tikrit.
Recordemos que ya habían perdido el control de Kobane, con Tikrit cercada restaría avanzar a Mosul para darle el golpe de gracia al grupo terrorista. Al mismo tiempo, siguen las repercusiones respecto a lo que revelo el ex-rehen Javier Espinosa, corresponsal de el diario “El mundo”, recientemente liberado.
Es de público conocimiento que un gran número de militantes son occidentales. Ingleses, galeses, franceses, Australianos, etc. Según Espinosa, estos jóvenes están bastante alejados de las costumbres árabes y son altamente consumidores de la cultura americana.
Pasan el tiempo viendo Game of thrones y Teletubbies… Lo más impactante que contó Espinosa fue la relación de compañerismo entre James Foley (uno de los primeros decapitados) y John Cantlie (el actual periodista que hace de presentador). Se habrían intentado fugar en dos oportunidades y en una de ellas Foley lo había conseguido, pero al quedar su amigo atrapado, prefirió entregarse. Se cree que más allá de las nuevas decapitaciones, la destrucción de patrimonio histórico o la alianza con Boko Haram no significa que ISIS está fuerte sino que, al contrario, está cada vez más asediado.

Comments

comments