Hormigas biónicas hechas con impresoras 3D podrían trabajar en las fábricas del futuro según la empresa tecnológica alemana Festo. Los insectos robóticos cooperarán y coordinarán sus acciones y movimiento para un fin común. Las hormigas y sus colonias altamente organizadas son un ejemplo de trabajo duro e inteligencia colectiva. Se comunican y colaboran, es decir, son más útiles en grupo y como tal que de manera individual. Estas hormigas cuentan con una cámara estéreo y un sensor de suelo que permite a la hormiga trabajar con su ubicación e identificación de los objetos. Las antenas harán la suerte de baterías de litio mientras que el abdomen tendrá un módulo de radio para la comunicación entre los “insectos”. Festo, trabaja en la transferencia de fenómenos naturales a las técnicas de equipos e ingeniería. La idea es imprimir hormigas biónicas, de tamaño de una palma humana, copiando la anatomía y la cooperación de las obreras reales. Estas hormigas tendrán pinzas para poder asir elementos varios y removerlos como así también seis patas. De hecho, se intercomunicarán de forma inalámbrica. Las hormigas serán exhibidas en el Hannover Messe, la feria más grande de tecnología industrial, junto con otras creaciones recientes de la misma empresa como las mariposas artificiales cooperativas.

Comments

comments