En Australia piensan en un futuro sustentable. En la Universidad de Nueva Gales del Sur, un grupo de estudiantes de ingeniería se ofrecieron como voluntarios para desarrollar un auto a energía solar. Y así lo hicieron. En 2014, el Sunswift Eve, rompió el récord mundial de velocidad de un auto solar, consagrando el trabajo de los alumnos. Ahora, su nuevo objetivo es llevar este auto al común de la gente, crear un auto solar que pueda usar todo el mundo. Sin embargo, esto requiere algunas modificaciones. Como por ejemplo en el diseño, ya que debe ser más espacioso y confortable. Además, hay que repensar el precio. Actualmente el prototipo cuesta 400.000 dólares. De producirse en masa, habría que bajar considerablemente ese precio. Se espera que este increíble auto esté legalmente en las calles de Australia antes de julio. Ojalá se pueda producir y este sea el futuro de nuestro transporte.

Comments

comments