Una atemorizante piscina se esconde en Edimburgo, Escocia. Su nombre es Flowave y puede crear olas de hasta 28 metros y corrientes cuatro veces más rápidas que las que genera un nadador olímpico. Sin embargo, tenemos una buena noticia para ti. No es una piscina para humanos. Fue desarrollada por la Universidad de Edimburgo para probar tecnología marina como la que vemos en el video.  Se probó por ejemplo, un convertor de energía que toma la energía del océano y la convierte en electricidad baja en carbono, buena para el medio ambiente. Si bien al principio dije atemorizante, viendo el video podríamos considerar bastante divertido jugar en esa piscina.

Comments

comments