En Milán hubo una exposición de lo más grande y lo más pequeño. En esa exposición, un grupo de niños dedicó los cinco días del evento a construir la torre de legos más alta del mundo. El objetivo era romper el récord Guinness anterior que era de 34.76 metros. La organizadora del evento dijo que “fue muy natural para los niños construir la torre porque es lo primero que hacen, tener un lego en la mano”. Finalmente, la torre midió 35.05 metros y los niños se fueron felices habiendo instalado un nuevo récord Guinness.

Comments

comments