Terminó una nueva edición del Lollapalooza en Buenos Aires. El festival reunió en dos noches a grandes artistas nacionales e internacionales. En la primera noche brillaron los mexicanos de Molotov, St Vincent, Interpol, The kooks, Forster the people, entre otros.
El cierre estuvo a cargo de Calvin Harris, que hizo bailar a todos al ritmo de increíbles fuegos artificiales. Pero antes que eso un momento histórico se dio entre Robert Plant y Jack White, quienes interpretaron el clásico de Led Zeppelin, The Lemon Song.
La segunda noche no se quedó atrás. Los locales Pedro Aznar, Dancing Mood y Zero kill (banda de Benito Cerati, hijo del recientemente fallecido Gustavo Cerati) se codearon con los legendarios Smashing Pumpkins, Kazabian, Skrillex y la coronación de la noche con Pharrell Williams.

Comments

comments