El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó su solidaridad con Grecia y dijo que sus acreedores, incluido el Fondo Monetario Internacional, quieren a los griegos “de rodillas”. Maduro dijo que los acreedores de Grecia están “chupando” la sangre del pueblo con sus exigencias de austeridad. Aunque Maduro le ofrece a Grecia su apoyo, no tiene el mejor record en el manejo de su propia economia. Entre otras politicas, usa controles de precios de hace 10 años que hacen parecer a los artículos de primera necesidad ridículamente baratos, pero en la realidad la inflación se acelera tan rápido que los cajeros automáticos no logran mantener el ritmo.

Comments

comments