Una protesta no tiene que ser gigante para tener impacto, y estas hormigas lo saben muy bien. Medio millón de hormigas fueron reclutadas por el Fondo Mundial para la Vida Silvestre, para la protesta más pequeñas de todas. Trabajando en colaboración con el zoológico Cologne de Alemania, y con motivo de la visita de los gobernantes alemanes a Brasil, crearon una granja enorme de hormigas para que estas pequeñas amigas transmitan un mensaje de gran importancia. Dentro de la granja, las hormigas transportaban mensajes a favor del cuidado de la selva tropical. Con hojas caladas con mensajes como “ayuda”, “Merkel ayuda”, “salva el Amazonas” o “párate”, estos pequeños insectos pidieron por la protección de la Selva Amazónica en Brasil. Esta es la selva tropical más grande que queda en el mundo. El Amazonas alberga el 10% de la biodiversidad conocida mundialmente, y durante los últimos 50 años ha disminuido el 17%.

Comments

comments