Las impresora SLS 3D son totalmente geniales, lo malo es que producen una gran cantidad de residuos. Pero estos brillantes estudiantes encontraron una forma fácil, rápida y ecológica de reciclarlos. Transformandolos en muebles funcionales, hechos totalmente de polvo de nylon que queda como residuo de impresiones 3D. Fabio Hendry y Seongil Choi crearon una construcción de alambres que sirve para fundir la mezcla de arena de sílice y el polvo de desechos, y luego unirlos en un cuerpo sólido. El proceso es instantáneo y rápido, se puede tener una pieza totalmente utilizable en aproximadamente 30 minutos. Su invento podría ayudar a terminar con las grandes cantidades de residuos de SLS, que actualmente no tiene manera de ser reciclados. Un proceso que además vino a revolucionar el diseño y la creación de muebles, sin moldes y sin maquinarias pesadas obteniendo una pieza única en tan solo minutos.

Comments

comments