A la comediante Farah Book se le ocurrió “regalar besos” en la Estación Central de Nueva York. Se acerco a personas al azar a pedirle direcciones como llegar a lugares e, inesperadamente, Farah intenta conseguir mucho más que direcciones. Justo cuando le estaban explicando las rutas que debía tomar, esta intrépida joven se inclina para darles un beso. No todos se entusiasmaron y sus reacciones son hilarantes.

 

 

Comments

comments