Dos pilotos británicos se convirtieron en los primeros del mundo en volar en formación a través de un edificio en el Aeródromo Llanbedr en el norte de Gales. Los pilotos alcanzaron una altura de tan sólo un metro por encima del suelo a una velocidad de 296 kilómetros por hora, mientras volaban a través del hangar, que mide 7,6 metros de altura, según el comunicado de Red Bull que organizó y patrocino la hazaña. Paul Bonhomme y Steve Jones, que han volado juntos por más de 17 años, utilizaron aviones con una envergadura de 7,5 metros, y mantuvieron una distancia de 10 metros entre aviones, mientras volaban a través del hangar. Red Bull dijo la percha fue seleccionada para llevar a cabo el desafío hace seis meses, después de que los pilotos trabajaron por años en encontrar una estructura adecuada.

Comments

comments