Divertido pulso de fuerza entre un auto Formula 1 y un equipo de rugby. El equipo de Rugby de Bath se prepara a enfrentar a un poderoso rival. Un potente auto F1 conducido por Daniel Ricciardo de Red Bull. Compitieron en un scrum de Rugby, el cual se usa en juegos para reiniciar las jugadas. Aunque aqui fue totalmente una muestra de fuerza por diversión. No esta claro quien gano al final pero se agradece el espectáculo.

Comments

comments