La Armada Real y los militares de Estados Unidos prueban la última tecnología del del jet de combate F-35, demostrando el despegue y aterrizaje vertical. El F-35 ha sido llamado el Relámpago II, desde que otro conocido piloto con ese nombre sirvió a la Fuerza Aérea Real en la era de la Guerra Fría. El polémico F-35 ha sido criticado como un “despilfarro de billón de dólares”. Sin embargo, las pruebas del F-35 a bordo del USS Wasp esta semana se presento sin incidentes. El F-35 combina un diseño stealth, despegue y aterrizaje vertical, y capacidad de maniobra al estilo “Star Wars” en tres variantes, una para la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la Armada y la Infantería de Marina. Se espera que la aeronave no sólo va a servir en la Marina Real, pero con Italia, Australia, Canadá, Noruega, Dinamarca, Países Bajos y Turquía. El “avión que se comió al Pentágono”, que ha sido objeto de varias investigaciones realizadas por el Congreso de Estados Unidos, podría costar tanto como $ 304 millones por unidad.

Comments

comments