Con el arte también se puede jugar y el National Building Museum en Washington sabe como aprovecharlo. Este año se convirtió en el hogar de un enorme océano hecho con un millón de burbujas de plástico. Con una increíble instalación que recrea una playa de plástico abierta invita a los visitantes a saltar en una experiencia verdaderamente extraordinaria. Los grandes pueden volverse niños, y los niños disfrutar como nunca. Esta playa plástica impresionante fue diseñada por la firma de diseño experimental Snarkitecture, estará abierta hasta el 7 de septiembre. ¿Arte o diversión? ¿Tú qué crees?

Comments

comments